Wednesday, November 16, 2005

MITO DE PACHAMAMA

El mito de Pachamama, por los vestigios que aún quedan, debió referirse primitivamente al tiempo, tal vez vinculado en alguna forma con la tierra; al tiempo que cura los mayores dolores, como extingue las alegrías más intensas; al tiempo que distribuye las estaciones, fecundiza la misma tierra, su compañera, da y absorbe vida de los seres del universo. "Pacha" significa originariamente tiempo en lenguaje kolla sólo con el transcurso de los años y adulteraciones de la lengua y predominio de otras razas, ha podido confundirse con la tierra y hacerse que a ésta y no aquel se rinda preferente culto. El Saturno indígena no llegó, pues, a conservarse como personalidad independiente en la imaginación de sus prosélitos; al identificarse con la Deméter india, desapareció de la mitología aborigen.

Los andinos antiguos antes de su contacto con los españole:; llamaban en el Kollasuyo, Pacha Achachi a esta deidad; después se sustituyó el Achachi, que quiere decir viejo y también cepa de una casta o familia, con la palabra mama, que significa grande, inmenso, cuando se refiere a los animales o cosas, y superior cuando a la:; personas se hace referencia. En este caso tiene aplicación la palabra, únicamente con las del sexo femenino. Los términos mamatay y mamay, con los que en aymara y quechua, respectivamente, se designa al presente a la madre, son de introducción posterior a la conquista española; parecen que proviene del mamá Castellano. Probable de que algún misionero lo introdujo en el habla andino, por no encontrar otra palabra más expresiva para el vulgo, con que nombrar a la Virgen María, a quién la plebe, llama siempre con unción y ternura mamá. Demanera que Pacha Mama según el concepto que tiene entre los andinos, que comúnmente son agricultores, se podría traducir en sentido de tierra grande, directora y sustentadora de la vida con la potencia creadora que posee.

La fiesta de la Pachamama, generalmente la celebran los hombres andinos en las alturas del Departamento de Puno en un día determinado. del año, que después ha venido a coincidir con la del Espíritu Santo. Consiste ella al presente en sacar la víspera del espíritu, en la noche las joyas de los habitantes de una casa, el dinero que han ganado ese año y exponerlo en una mesa colocada cn medio patio al aire libre, invocarla la protección de la PACHAMAMA derramando en su homenaje aguardiente en el suelo antes de probar ellos siquiera una gota. Al contorno de la mesa colocan braceros encendidos sobre los cuales ponen al momento preciso ramas de kha, con pedazos de feto seco de llama, cordero o vaca, porque dicen que los animales son puros, sólo en este estado, agregan a estas especies, tallos y hójas de cardo santo, confites, mixtura y cuando comienza arder todo esto, desocupan los concurrentes la casa, a fin de no recibir el humo; porque mantienen la creencia de que reduciéndose los Males en .humo, deben evaporarse y perderse para siempre en el espacio, sin allegarse a una persona, a cuyo cuerpo penetraría en caso contrario, haciendo que adquiera alguna enfermedad, o sea víctima de constantes desgracias. Después de que las brasas se han sumido y extinguiéndose el friego, vuelven a la casa y en esa señal de contento se derraman en el suelo confites y flores.

Se conoce esta ceremonia con el nombre de KHOAÑA, es muy popular y las celebran las familias además de la expresada, toda vez que tienen que trasladarse de una casa a otra, aún que no con las solemnidades anteriores, concretándose a sahumar, con hojas del arbusto mencionado y trozos de feto las habitaciones que han de ocupar, con lo que tienen por expulsados a los malos espíritus y los males que pudieran haber dejado los anteriores ocupantes.

El martes de carnaval, también en homenaje a la PACHAMAMA, acostumbran derramar en todas las habitaciones de la casa, flores, confites y mixtura, pidiéndole conserve con salud a sus dueños y la propiedad permanezca en poder de estos. Por lo regular las ofrendas no deben levantarse del suelo y aprovecharse de ellas, porque,quien tal hace, otras atrae, sobre sí el enojo de la deidad honrada, que mandarle en castigo a su'desacato la muerte, o una enfermedad, o una desgracia. Lo ofrecido a la PACHAMAMA debe destruirse y consumirse por la acción del tiempo.

Suponen que la PACHAMAMA, indignada de la sangre humana con la que han empapado el suelo, han profanado sus dominios y mientras no se la desenoje con las promesas de reparación y las ofrendas que se le ofrezcan las desgracias continuarán ocurriendo en esas propiedades; algo más, dicen que este recurso expiatorio debe ser puesto en acción en un tiempo determinado, que transcurrido el cual, la mala suerte, se impregna en el inmueble, y sólo se logrará con las ofrendas que se les tributa, aplacar el enojo de la deidad por temporadas, pasadas las cuales vuelven a reproducirse los efectos nefastos.

Las ofrendas suelen constituir en muñecos de barro, casitas, animales, terneros hechos del mismo material y bastante bien imitados que haciendo hoyos en el suelo afectado del supuesto mal, suelen enterrarlos adornados de hojas de coca y derramando antes en el hoyo aguardiente, y vino en abundancia, recitan al tiempo de efectuarse ciertas plegarias que sólo ellos saben, acompañando sus palabras con signos cabalísticos entornando los ojos o moviéndolos en forma impresionante. En todos estos casos y antes de realizarlos el brujo hace un previo y detenido examen de la propiedad recorriendo su superficie y sus dependencias.

Los pastores acostumbran a su vez degollar cada año uno o dos carneros tiernos, con el objeto de que su sangre sea ofrecida a esta deidad, empapando con ella el suelo en su honor y esparciéndola antes en direcciones distintas: Este acto llamada 1- lo tienen por obligatorio y a él le dan suma importancia para la conservación y aumento del ganado.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home